lunes, 29 de junio de 2015

Cambio climático: intercambiando roles

Las actividades humanas y el medio ambiente están muy relacionadas entre sí, debido a la capacidad que tienen las personas de modificar el medio que les rodea. A pesar que cuantitativamente no somos muchos individuos si nos comparamos con la biomasa total terrestre, el poder cuantitativo para modificar el medio que tenemos es enorme. De aquí surgen los problemas ambientales globales.

Algunos problemas medioambientales que ocasionamos son los siguientes:
  • Atmósfera:
    • Disminución capa de ozono
    • Lluvia ácida
    • Variaciones climáticas
  • Geosfera:
    • Contaminación de suelos
    • Desertificación
  • Hidrosfera:
    • Contaminación de aguas
  • Biosfera:
    •  Pérdida de Biodiversidad
Dentro de todos estos problemas (puede haber más), hoy os mostramos una serie de recursos para trabajar en clase el cambio climático:
 








Una vez que hayas obtenido toda la información que desees sobre el cambio climático te proponemos la siguiente actividad. La Fundación Mapfre ha realizado un juego sobre el cambio climático titulado:


Consiste en un juego de rol que simula una conferencia internacional sobre cambio climático. Distintos personajes con diferentes posturas deberán defender sus ideas para llegar a un acuerdo definitivo sobre un nuevo tratado que sustituya al actual Protocolo de Kyoto.



martes, 23 de junio de 2015

PYRENE: mito y ciencia

A continuación os muestro un vídeo elaborado por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza donde nos explica la formación de los Pirineos mediante el relato mitológico de Pyrene.


La Sinopsis del vídeo extraída de la página principal:

La necesidad de explicar la naturaleza es inherente al ser humano. En la antigüedad, surgieron incontables mitos y leyendas que achacaban los fenómenos y formaciones naturales a dioses y semidioses con poderes divinos y debilidades humanas. El mito griego que explica la formación de los Pirineos cuenta la historia de amor entre Pyrene y Heracles. Sin embargo, las rocas cuentan una historia diferente.

Acompañando a nuestra geóloga protagonista en su viaje a lo largo de los valles que atraviesan los Pirineos, numerosos expertos nos ayudarán a entender algunos de los eventos que formaron estas montañas. Así, entenderemos que los granitos de Panticosa formaron parte de una cordillera mucho más antigua que la que hoy observamos, y que el paisaje del Portalet representa lo que fue un extenso desierto rojo salpicado de volcanes. Más hacia el norte, toneladas y toneladas de rocas calizas indican la existencia de un mar tropical atestado de vida. En Accous, el choque entre Iberia y Europa queda patente en lo que se denomina la falla Norpirenaica. Fruto de este choque, pliegues, como el del Fort du Portalet, e impresionantes cabalgamientos, como el de Eaux-Chaudes fueron los responsables del levantamiento de los Pirineos. Al mismo tiempo que la cadena emergía, todavía seguían acumulándose sedimentos, como las conocidas turbiditas, que encontramos desde la Canal de Berdún hasta el Sobrarbe y que se depositaron en un brazo de mar de más de 1000 metros de profundidad, desde el Atlántico al Mediterráneo. O como los conglomerados que marcan el límite sur de la cordillera, y que vemos por ejemplo en la Sierra de Guara. Estas rocas registran el desmantelamiento de las montañas en los últimos eventos de formación del Pirineo. La Geología nos permite leer todos estos procesos, a través de la aparente quietud de las rocas. Estas estructuras son el resultado de grandes fuerzas que actuaron lentamente a lo largo de millones de años.

Para estudiar estos fenómenos, los geólogos se apoyan en la modelización analógica, una técnica experimental que permite “reducir” y “acelerar” el proceso de formación de las montañas a escala humana de laboratorio. Desiertos, volcanes, mares profundos, altas cumbres… En esta ocasión, parece que la realidad ha superado al mito.